Documento creado: 1 de octubre de 2009
Air & Space Power Journal - Español  Tercer  Trimestre 2009


Pandillas Patrocinadas y No Patrocinadas por el Estado

"Engendradoras" Creíbles de Nuevos Órdenes Sociales

Max G. Manwaring

EN ESTE ARTÍCULO se aborda un aspecto poco comprendido de las "guerras entre los pueblos".1 Tiene que ver con el carácter complejo y proteico y el papel hegemónico que desempeñan las pandillas, los agitadores, los propagandistas armados, las milicias populares, las ligas juveniles, los grupos de guerreros y otras organizaciones mercenarias que funcionan como sustitutos estatales y no estatales en los bajíos turbios del ámbito contemporáneo de la seguridad global asimétrica e irregular.2 No obstante, en esta monografía no se tratarán los bandoleros jóvenes tatuados. En cambio, se enfocará en hombres y mujeres comunes que son política y comercialmente diestros.

Al igual que las insurgencias y otras guerras irregulares asimétricas, no convencionales no hay un modelo sencillo o universal sobre el cual basar una respuesta al fenómeno de las pandillas. Las pandillas vienen en diferentes tipos, con diferentes motivos y diferentes modos de acción. Además, hay pandillas con varios posibles aliados y patrocinadores. Entre los ejemplos de pandillas relacionadas y no relacionadas con el estado se encuentra, en primer lugar, la organización de Hugo Chávez de la "milicia del pueblo" para ayudar a facilitar su sueño bolivariano neopopulista de crear un megaestado en América Latina que sería liberado del dominio político y económico estadounidense. Segundo, las combinaciones de las pandillas en Colombia que contribuyen significativamente al desgaste del estado colombiano y al logro de objetivos anti sistema. En tercer lugar tenemos el uso por parte de Al Qaeda de pandillas propagandistas-agitadoras (político-criminales) sofisticadas, estratégicas y hegemónicas para imponer cambios substanciales en la política exterior y de defensa y en los gobiernos de Europa Occidental.

En todo caso y en cada fase del proceso revolucionario, las pandillas agitadoras (milicias populares), tipo leninista desempeñan un papel significativo ayudando a sus patrocinadores políticos a prepararse para tomar el control de una entidad política y social en particular. Como resultado, las pandillas patrocinadas y no patrocinadas por el estado y las pandillas afines son componentes importantes de un acto político-sicológico-militar sumamente complejo—una guerra política contemporánea asimétrica e irregular.3

Uno puede tomar un paso importante hacia entender las guerras políticas entre nosotros analizando unos cuantos casos escogidos. Las lecciones derivadas de estos casos muestran cómo las pandillas podrían encajar en un intento de actor estatal o no estatal holístico para imponer un cambio político-social radical, e ilustrar cómo los objetivos político-militares tradicionales se pueden lograr indirectamente en lugar de directamente. Esas lecciones son significativas más allá de su propio contexto político nacional. Son presagios de muchas guerras entre los pueblos que han surgido de la Guerra Fría y nos están llevando hacia el siglo XXI a regañadientes.4 Dichos casos también son significativos más allá de su singularidad. El objetivo político común en cada caso es obligar un cambio radical en los sistemas político-económico-social específicos.

Lecciones de Venezuela

Desde su elección como Presidente de Venezuela en 1998, Hugo Chávez ha alentado, y continúa alentando, a sus seguidores venezolanos y latinoamericanos a perseguir una agenda populista y neopopulista/antidemocrática y anti-sistema/hegemónica que libere a América Latina de la dependencia económica y el imperialismo político del "coloso" norteamericano (Estados Unidos). Chávez alega que su programa para el socialismo del siglo XXI (el Nuevo Socialismo) es el único proceso a través del cual se puede lograr el sueño bolivariano de una liberación latinoamericana.5 Esta no es la retórica de un soñador demente. Es, significativamente, la retórica de un individuo que está desempeñando la función leninista tradicional y universal de proveer una visión estratégica y planificar para lograr el poder político. Y ahora, Chávez le está proporcionando a los reformistas militantes, a los revolucionarios desilusionados y a las nomenclaturas sumergidas en todo el mundo un modelo leninista relativamente ortodoxo para la conducción e implementación de una "guerra de todo el pueblo" (guerra popular) regional, defensiva y total.6

Contexto

El sueño bolivariano, populista del Presidente Chávez se basa en cuatro facilitadores. El facilitador en el cual nos enfocamos en este artículo tiene que ver con la reorganización de las instituciones de seguridad del país. Además de las fuerzas armadas tradicionales, Chávez ha creado y financiado a las siguientes fuerzas independientes:

• Una Guardia Nacional;

• Una organización de la reserva militar de 1,5 millones de efectivos;

• Una fuerza paramilitar (milicia popular) llamada Frente Bolivariano de Liberación; y

• Otra milicia paramilitar, el Ejército del Pueblo en Armas.

Todas estas instituciones están fuera del control tradicional de las fuerzas armadas regulares, y cada organización le rinde cuentas directamente al líder (el Presidente Chávez). Se supone que esta separación institucional garantice que ninguna organización militar o paramilitar puede controlar a otra, pero la centralización de esas instituciones le garantiza al líder el control absoluto de la seguridad y la harmonía social en Venezuela.7 Esas instituciones, bajo la guía del líder facilitarán la implementación de la guerra popular asimétrica que puede destruir los sistemas político-económico tradicionales venezolanos y latinoamericanos.8 Las antiguas democracias y los antiguos sistemas serán reemplazados por una nueva especie de democracia y un nuevo tipo de sistema político—el socialismo para el siglo XXI. Esto nos lleva al Programa para la Liberación de América Latina de Chávez.9

El Programa para la Liberación de América Latina

Las características más destacadas del programa del Presidente Chávez describen una "guerra para todo el pueblo". Incluye las cinco nociones siguientes:

• La lucha es predominantemente política-psicológica, no militar—aunque en el proceso hay una función importante militar o paramilitar;

• El conflicto es prolongado y evoluciona a través de tres, cuatro o más etapas;

• La guerra se libra entre beligerantes con capacidades asimétricas y responsabilidades asimétricas para con sus votantes—otorgándole al líder de una "democracia directa" una ventaja organizacional por encima del liderazgo de las democracias representativas;

• La lucha tendrá dimensiones e implicaciones transnacionales; y,

• La guerra no será limitada en propósito. Será total en el sentido de que le otorga al ganador el poder absoluto para controlar o reemplazar un gobierno específico.10

Un mínimo de seis fases elaboran ese paradigma y esbozan el papel que desempeñan las milicias populares paramilitares independientes. El General Gustavo Reyes Rangel Briceño expresó las fases que muy bien pudiesen haber sido escritas por Lenin cuando el general aceptó el cargo de Ministro de Defensa para la Reserva Nacional y la Movilización Nacional el 18 de julio de 2007:

• Organizarse para propagar el nacionalismo latinoamericano, capacitar a un cuadro de profesionales (propagandistas y agitadores) para que ocupen cargos de liderazgo y para el combate político-militar y crear entornos de caos seleccionados;

• Crear un Frente Popular (político) de las clases medias marginadas y otros individuos con mentalidades similares, que trabajen juntos para desestabilizar sociedades opuestas y defender la nueva democracia social;

• Fomentar conflictos regionales. Esto implicaría actividades políticas-psicológicas-militares encubiertas, graduales y preparatorias en crear y cultivar el apoyo popular. A medida que el número de reclutas crece y el número de actividades aumenta, la fomentación de conflictos regionales también implicaría el establecimiento y defensa de "zonas liberadas";

• Planificar actividades de intimidación abiertas y directas, inclusive acciones populares (tales como demostraciones, huelgas, violencia civil, violencia personal, mutilaciones y asesinatos) en contra de opositores feudales, capitalistas, militaristas y en contra del imperialismo yanqui. El propósito es debilitar estados específicos y al igual que las instalaciones de mando y control del enemigo;

• Aumentar las acciones políticas–psicológicas-económicas-militares secretas y abiertas dirigidas a crear milicias populares locales para luchar en sus propias zonas, milicias en las provincias o distritos para luchar en sus áreas en particular, y una organización militar más grande para luchar en todas partes de un país en particular con la cooperación de las milicias locales y de los distritos; y

• Directa, pero paulatinamente, confrontar una fuerza enemiga desmoralizada y lograr su derrumbe—o, sencillamente, invadir a un país en particular con el objetivo de imponer un gobierno neo-socialista apropiado.11

Hasta el último momento en la fase decisiva del proceso de liberación latinoamericana—cuando el gobierno en particular está por derrumbarse—cada acción es trabajo preparatorio y no se espera que provoque gran inquietud en el enemigo o sus aliados burgueses.12 Por lo tanto, al permanecer bajo el "umbral de inquietud" de sus adversarios, Chávez espera "poner a dormir a sus enemigos—para luego despertarse muertos".13 Es en este momento del derrumbe del enemigo y de la imposición radical de este nuevo gobierno neo-socialista que el pueblo comenzará a disfrutar de los beneficios del amor, la felicidad, la paz y el bienestar.14

Sin embargo, en este momento Chávez se encuentra solamente en las fases iniciales de su etapa inicial preparatoria del Programa para la Liberación de América Latina. Aún falta mucho tiempo para la culminación de la primera etapa. Y aún les quedan varios años en el sendero revolucionario hacia la segunda y tercera etapas. Entonces, al nivel estratégico, parece que Chávez está consolidando su posición base en Venezuela, adoptando un perfil revolucionario relativamente bajo y esperando el momento propicio para iniciar la expansión de la revolución a una escala supranacional latinoamericana. Probablemente, él continuará enfocándose en su ataque principal en la legitimidad del dominio económico y político de las Américas y de cualquier otro posible rival por parte de Estados Unidos. Y probablemente él continuará llevando a cabo varios ataques retóricos y político-militares en sus adversarios; continuará cultivando diversos aliados en América Latina, el Oriente Medio y Asia; y tratará que sus aliados y milicias populares participen en "operaciones de diseminación" de propaganda y agitación para la creación de un clima político receptivo en partes seleccionadas del Hemisferio Occidental.15 Mientras, los seguidores de Chávez están organizándose y preparándose para el futuro. La oposición espera, observa y discute.16

Puntos y lecciones claves

• Aunque aparentemente demasiado ambicioso, el concepto de Chávez de una super insurgencia regional llevada a cabo principalmente por propaganda y las milicias populares parece estar en armonía con el método de Lenin de llevar a cabo una guerra política irregular y asimétrica. Esta noción está silenciosamente dándole paso a una nueva era en la que gran parte del mundo está listo para aquellos que desean obligar un cambio político-social y cambiar la historia, vengarse de agravios, encontrar seguridad en las nuevas estructuras o proteger las costumbres antiguas.

• La guerra asimétrica la pueden lograr aquellos que están familiarizados con el enfoque indirecto al conflicto, utilizando el poder de los sueños y la importancia de la opinión pública, junto con una flexibilidad multidimensional que va más allá de las formas convencionales. Las interacciones consiguientes entre todos estos factores en la guerra asimétrica imposibilitan que la dimensión militar actúe como el actor dominante tradicional.

• Por lo tanto, la amenaza no es ni una fuerza militar enemiga, convencional ni la inestabilidad debilitante generada por un agresor asimétrico. Más bien, en la base, la amenaza es la incapacidad o falta de voluntad de un gobierno específico de tomar medidas responsables y legítimas para ejercer una soberanía eficaz y para ofrecerles seguridad y bienestar a todos sus ciudadanos. Ese fracaso del gobierno de no proteger ni servir a su pueblo es lo que le brinda al agresor opositor la oportunidad y la justificación por su existencia y acción.

• Como corolario, la amenaza final es o bien el fracaso del estado o la imposición violenta de una reestructuración socio-económica-política radical del estado y su gobierno, según los valores (buenos, malos o inexistentes) del vencedor.

Estas lecciones son todas demasiado relevantes a las "nuevas" guerras políticas del siglo XXI.

El General Sir Rupert Smith nos advierte que, "La guerra, como la conocen cognoscitivamente la mayoría de los no combatientes, la guerra como una batalla en el campo entre los hombres y las maquinarias, la guerra como un evento masivo decisivo en una disputa en relaciones internacionales; ese tipo de guerra ya no existe".17

Nuevas lecciones de Colombia

Durante los últimos cuarenta a cincuenta años, el potencial, la democracia y la soberanía eficaz de Colombia se han deteriorado paulatinamente como consecuencia de tres guerras en curso, simultáneas e interrelacionadas en las que están involucrados tres grupos no estatales violentos e internos. Estos son las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), los grupos paramilitares/vigilantes de la AUC (Autodefensas Unidas de Colombia) y la industria de la droga transnacional e ilegal. Esta trinidad impía (o nexo) de Organizaciones Criminales Transnacionales (TCO, por sus siglas en inglés) y actores no estatales están perpetrando un nivel de horror humano, violencia, criminalidad, corrupción e inestabilidad interna que está amenazando la supervivencia de Colombia como una nación-estado democrático y organizado. Además, las actividades neopopulistas (anti-sistema) de algunos de la élite de ese país complican aún más el panorama del conflicto. Estas élites nunca han apoyado la idea de contar con instituciones nacionales fuertes ni el desarrollo viable de una nación-estado. El problema es, sencillamente, que el poder para controlar a insurgentes terroristas, grupos paramilitares y traficantes de droga y criminales es también el poder para controlar las élites prácticamente autónomas.18

Al mismo tiempo, se está introduciendo una nueva dinámica al conflicto multidimensional en curso en Colombia. Varios tipos de grupos no estatales ilegales (pandillas) están evolucionando del programa de desmovilización y reintegración de las Autodefensas Unidas de Colombia, o AUC, del Presidente Álvaro Uribe. Una posible amenaza aún mayor a la seguridad y la estabilidad que vienen del surgimiento de estas nuevas bandas (pandillas) criminales se cree que sea el posible establecimiento oficial de una federación de grupos AUC escindidos, organizaciones de tráfico de drogas existentes, unidades de la FARC actualmente vacilantes, y el grupo insurgente mucho más pequeño del Ejército de Liberación Nacional (ELN). Si se moviliza, dicha federación podría convertirse en un actor más que significativo en el malestar colombiano.19

Contexto: Una nueva dimensión de pandilla en el Conflicto Colombiano

Una nueva fuerza que se está introduciendo a sí misma en el conflicto colombiano es un gran número de pandillas (bandas) criminales que han surgido como resultado de la desmovilización oficial del AUC y la desintegración de algunas unidades de las FARC. Esas pandillas están alterando la configuración de la insurgencia y la industria ilegal de las drogas al igual que complicando el ruedo ya atestado del conflicto. Dicho esto, y en vista de la naturaleza generalmente autónoma de la AUC y sus nuevas creaciones y la falta de certeza con respecto a las FARC, resulta difícil comprender y predecir lo que las pandillas puede que estén o no haciendo—y su significado. Sin embargo, a pesar de la falta de certeza en general con respecto a las nuevas pandillas, hay unos cuantos factores que se están tornando cada vez más claros a medida que las pandillas (bandas criminales) se involucran más en el conflicto en general.

Primero, sabemos que todas las gangas que han surgido recientemente son más autónomas, menos comprendidas y más impredecibles que sus organizaciones matrices. También sabemos que la organización ad hoc de las pandillas nuevas dificulta saber quiénes son, cuántos son, por qué hacen lo que hacen y sus vínculos con otras organizaciones, legales e ilegales. Además, sabemos que:

• A partir de fines del 2008, había un cálculo de 100 o más pandillas criminales independientes operando activamente sobre al menos el 20% del territorio nacional colombiano. La membresía oscila entre 3.000 a más de 10.000.

• Al igual que su organización matriz, las nuevas pandillas AUC (paramilitares) tienden a estar organizadas horizontalmente sin ninguna estructura predeterminada. La estructura específica de una pandilla en particular la determinan sus líderes, las tareas que tienen que realizar y los requerimientos de la localidad dentro de la cual funcionan.

• Los grupos organizacionales de la AUC se establecen mediante un proceso de franquicias.

• Las organizaciones matrices de la AUC y las FARC por lo general les permiten a los grupos subordinados una latitud considerable en las maneras y los medios que seleccionan para realizar una tarea en particular.

• En particular, las operaciones "sucias" a menudo las llevan a cabo "asesinos a sueldo" de entre los aspirantes, simpatizantes o "nadies" desempleados en lugar de integrantes regulares de una pandilla de la AUC o las FARC.

• Las pandillas criminales de la AUC o las FARC llevan a cabo las siguientes cuatro operaciones básicas:

-dirigir y algunas veces encabezar operaciones militares específicas (por ejemplo, "limpieza social") en contra de grupos "poco cooperadores" seleccionados,

-realizar las funciones rutinarias de la propaganda armada recomendadas por V.I. Lenin para las pandillas propagandistas-agitadoras.20

-dirigir y a menudo encabezar acciones políticas y psicológicas relativamente sofisticadas y

-recopilar, almacenar y repartir dinero, armas y otros recursos.21

También sabemos que del programa de desmovilización de la AUC se están formando varios tipos de pandillas. Las creencias comunes con respecto a los motivos y vínculos a la AUC son que todas están involucradas en algún tipo de actividad criminal y que son controladas y guiadas por líderes paramilitares severos que no han sido desmovilizados. Dos grupos—Organización de la Nueva Generación (ONG) y las Águilas Negras—operan en varias provincias colombianas y son buenos ejemplos del fenómeno de las nuevas pandillas. Un tercer conjunto de grupos, relacionado con el antiguo Bloque Norte de la AUC, también amerita que se tome en cuenta.

La ONG es un ejemplo de un grupo nuevo que ha continuado actuando de una manera muy parecida a las antiguas AUC. La ONG en la provincia de Nariño está combatiendo a los insurgentes. Además, la ONG está trabajando para controlar (para sus propios fines) las cosechas de drogas, las instalaciones para procesarla y las rutas de tráfico hacia Ecuador y el Océano Pacífico. Además, la ONG ha formado una alianza ad hoc con una ala armada del cartel de la droga conocida como Rasrojos. Según informes, la finalidad de esa alianza es ofrecer protección de otras pandillas, carteles de droga e insurgentes que operan en la región.22

En el norte de Colombia, por ejemplo, en La Guajira, al Norte de Santander y en Santa Marta, las pandillas que recién han surgido participan en oportunidades lucrativas de contrabando en mercancías tales como las drogas, armas y petróleo. Ellas compiten con otros grupos ilegales y el estado colombiano para lograr acceso a las rutas de contrabando y los oleoductos que desembocan en puertos claves en el Mar Caribe. Por lo tanto, las Águilas Negras y sus TCO y otras pandillas aliadas no están operando como las antiguas AUC. No están atacando deliberadamente ni a las FARC ni a los insurgentes del ELN. Están funcionando como alianzas ad hoc con varios grupos narcotraficantes, criminales e insurgentes. Más a menudo que de costumbre, tienden a pelear con cualquier otro grupo que pudiese estar controlando mercancías valiosas, corredores estratégicos y puertos de mar. Por lo tanto, parece que las Águilas Negras se han infiltrado a la fuerza en una red criminal transnacional existente. En esa conexión, y al igual que algunas otras pandillas latinoamericanas, algunas pandillas Águilas Negras participan en chantaje y extorsión y se les conoce porque se prestan, por dinero, para servir de soldados mercenarios y sicarios.23

En otros lugares a lo largo de la costa caribeña de Colombia y en los barrios bajos de algunas ciudades importantes, las pandillas nuevas están yendo literalmente de casa en casa y de vecindario en vecindario llevando a cabo operaciones de "limpieza social" en contra de insurgentes de las FARC y del ELN. Al mismo tiempo, estas operaciones contribuyen a la creación del espacio político necesario para permitir que las pandillas logren sus objetivos comerciales (auto enriquecimiento). Se cree que estas nuevas pandillas criminales están conectadas con la organización paraguas Bloque del Norte (BN) de la antigua AUC. Esa organización constaba de una gran red de pandillas que operaban independientemente hasta su subordinación a la AUC antes del 2002. La estructura básica del BN está aún intacta y se informa que están intentado volver a tomar el control de las zonas donde anteriormente operaba.24

Tal pareciera que las nuevas pandillas colombianas son más que pandillas criminales. Están reperfilando el mundo del narco-terrorista-insurgente-criminal en Colombia y están exacerbando las amenazas que ya están desgastando la democracia y el estado colombiano. En estos términos, las nuevas pandillas de la AUC y de las FARC están haciendo lo que las pandillas en todo el mundo hacen mejor. A medida que evolucionan:

• Generan más y más inestabilidad socio-económica-política y violencia sobre sectores cada vez más amplios en el mapa político.

• Coercitivamente neutralizan, controlan, destituyen o reemplazan servicios gubernamentales existentes e instituciones de seguridad;

• Crean enclaves autónomos que a menudo se conocen como estados libres de criminales, estados libres de soberanía, para-estados o "territorios no gobernados"; y

• Por ende, cambian los valores en una sociedad en particular a los de sus líderes criminales o ideológicos, y actúan como "engendradoras" leninistas que comienzan el proceso de cambiar radicalmente a la sociedad y al estado.25

Por último, aunque hay pruebas que las FARC están ahora militarmente más débiles que nunca antes en los últimos treinta años, ha organizado una red activa de apoyo internacional (la Coordinadora Continental Bolivariana-CCB) y una estructura de partido político secreta (el Partido Comunista Clandestino Colombiano-PC-3). Esta es una respuesta política leninista clásica a un contratiempo militar, y tiene graves implicaciones para la guerra interna en curso en Colombia. Esta respuesta presagia un alejamiento de la confrontación directa de las fuerzas armadas a través de la guerra de guerrillas, hacia una continuación sutil de la lucha revolucionaria en contra del estado a través de la coacción política-psicológica-militar internacional y nacional. Como consecuencia, el fenómeno de las pandillas adopta nuevos roles e importancia preeminentes. Se espera que algunas unidades de las FARC surjan como variaciones de las pandillas criminales existentes y que los rumores de la desaparición de las FARC sean muy exagerados.26

El reto de las pandillas a la seguridad nacional, estabilidad y soberanía colombiana y el intento de neutralizar, controlar o destituir instituciones gubernamentales titulares nos llevan al nivel estratégico de la amenaza. En este contexto, el crimen, la violencia y la inestabilidad son tan sólo síntomas de la amenaza. La peor amenaza es o bien el fracaso del estado o la imposición violenta de una reestructuración socio-económica-política del estado y su gobierno según los valores criminales. En cualquiera de los casos, las pandillas contribuyen al proceso evolutivo de fracaso del estado mediante el cual éste pierde la capacidad o la voluntad de llevar a cabo sus funciones fundamentales de gobierno, servicio y seguridad. Con el tiempo, las debilidades intrínsecas en su falta de capacidad de llevar a cabo los asuntos del estado en varias partes del país, probablemente lleven al desgaste final a la soberanía del estado (autoridad) y su legitimidad. En un final, el estado no controla ni su territorio nacional ni a su pueblo.27 En esa conexión, algunos que han observado de cerca el fenómeno de las pandillas alegan que el cambio obligado hacia valores criminales en sociedades en particular está resultando en una "Nueva Era Oscurantista" (o Nueva Alta Edad Media).28

Puntos y lecciones claves

• Colombia enfrenta no una sino una combinación poderosa de tres diferentes amenazas armadas a su democracia y existencia. La impía "trinidad hobesiana" de los traficantes de drogas ilegales, los insurgentes y las organizaciones de pandillas paramilitares han creado una situación en la que la vida es, de hecho, "desagradable, brutal y breve".

• Cada conjunto de actores violentos no estatales que compone la trinidad poco rígida tiene su propia motivación específica y diferente, pero el denominador común es el objetivo político de controlar eficazmente y cambiar radicalmente al gobierno y al estado colombiano tal como lo conocemos.

• La alianza narco-insurgente-paramilitar utiliza una mezcla de estrategias y tácticas político-psicológicas, económicas-comerciales y militares-terroristas agresivas, generalizadas y violentas para controlar el terreno humano y físico en Colombia y en otros países donde opera. El resultado generalizado de las actividades de intimidación y desestabilización de esta alianza de actores no estatales y violentos está aumentando a un ritmo constante el nivel de personal criminal y la riqueza y poder que muchas naciones-estados del mundo tan sólo pueden envidiar.

• Al mismo tiempo, esta trinidad impía representa una triple amenaza a la soberanía eficaz del estado colombiano y a sus vecinos del hemisferio.

-Socava los pilares institucionales importantes de legitimidad y estabilidad del régimen,

-reta el gobierno central de los países afectados,

-y en realidad ejerce una autoridad (soberanía) política eficaz sobre porciones del terreno nacional físico y humano.

• Parece que los protagonistas principales piensan que el tiempo está a su favor y que su matrimonio por conveniencia no oficial, existente está evolucionando satisfactoriamente en una federación criminal más oficial y lucrativa. Por consiguiente, puede que con el tiempo esa federación criminal pueda "comprar (el poder en Colombia)".29

• Por otra parte, hay pruebas que las FARC están cambiando de un método militar teóricamente rápido para apoderarse del control del estado colombiano a un método político-psicológico-militar más amplio y más lento. Las posibilidades comerciales o políticas mencionadas anteriormente no tienen que ser mutuamente exclusivas. En cualquiera o en ambas situaciones, el estado colombiano probablemente será puesto a prueba severamente.

La insurgencia colombiana y sus TCO afines y fenómenos de pandillas han estado evolucionando por los últimos cuarenta a cincuenta años. Durante ese tiempo, la violencia y la destrucción han variado como una sinusoide de aguda a tolerable. Sin embargo, sólo porque la situación es "tolerable" no significa que el problema ha desaparecido o se debe pasar por alto. Sun Tzu nos recuerda: "Nunca ha habido una guerra prolongada de la cual el pueblo se ha beneficiado".30

Lecciones de la elevación de Al Qaeda de la guerra asimétrica, irregular, no estatal al ámbito global

En el pasado, los encargados de formular leyes y los académicos han tenido la tendencia de descartar a los actores no estatales y considerarlos tan sólo actores sin trascendencia en el ámbito de la seguridad internacional. Pero, durante los últimos años, Al Qaeda ha tenido éxito en llevar a cabo lo que ningún otro actor no estatal u organización terrorista ha logrado anteriormente. Ha tenido éxito en elevar la guerra asimétrica insurgente al ámbito global.31 Lejos de ingeniosa, apolítica y singular, Al Qaeda actúa de acuerdo con una lógica política que es una continuación de la guerra política por medios indirectos, irregulares y violentos.32 Al Qaeda y sus líderes no pretenden reformar un orden injusto ni reparar quejas percibidas. La intención estratégica y operacional es destruir a enemigos occidentales regionales y globales. Un elemento clave de esa estrategia es la organización, adiestramiento y uso de grupos pequeños (pandillas) de propaganda-agitadores como elementos esenciales del arte de gobernar. Tan temprano como 1897, V.I. Lenin sostuvo que esos tipos de pandillas pueden desgarrar la estructura sobre la cual reposa una sociedad en particular, y la inestabilidad y violencia que crean servirán como "engendradoras de un nuevo orden social".33 En esa conexión y en años recientes, la adaptación de Al Qaeda de la estructura organizacional revolucionario de Lenin y el uso hegemónico de las pandillas políticas-criminales de imponer cambios sustanciales han resultado ser indudablemente eficaces. Por lo tanto, el reto global asimétrico de Al Qaeda no es abstracto, es verdadero.34

Contexto

Un término popular que se emplea para describir la estructura organizacional de Al Qaeda es "Yihad sin líderes".35 Esa expresión caracteriza con precisión el concepto de ninguna cadena de mando oficial e ilustra aún más el hecho de que eliminar o neutralizar a los líderes de Al Qaeda solamente causa que una célula básica permanezca inactiva por una temporada—luego, se autorenueva automáticamente.36 Una yihad sin líderes implica que no hay autoridad central directa, ningún enfoque de propósito ni esfuerzo, ninguna coordinación de movimiento ni acción y ninguna amenaza verdadera. Al Qaeda, de hecho, es todo menos benévola y sin líderes. Osama bin Laden organizó Al Qaeda muy cautelosamente para aprovecharse del terreno humano y físico y empleó múltiples y modificables métodos para obligar a los enemigos a servir sus fines y cumplir con su voluntad.37 En esos términos, Al Qaeda puede y eleva la guerra insurgente asimétrica no estatal al ámbito de seguridad y participa en acciones hegemónicas—como si fuera una nación-estado tratando de forzar el cambio político en otras naciones-estados.38 Sin embargo, Al Qaeda no depende ni de una organización sumamente estructurada, ni de fuerzas militares grandes, ni de armamento costoso.

El reto regional y global de Al Qaeda.

En los documentales y declaraciones de Al Qaeda se prevé , lo que Osama bin Laden llama una "yihad defensiva" que exige tres tipos generales de guerras diferentes—militar, económica y cultural-moral—dividida en cuatro etapas y con objetivos a nivel estratégico, operacional y táctico bien definidos.39 El propósito es, primero organizar la violencia directa e indirecta para sembrar el pánico y la inestabilidad en una sociedad; segundo y tercero, desestabilizar, debilitar o destituir enemigos percibidos; y cuarto, a la larga ocasionar cambios políticos radicales. Este tipo de violencia "a menudo adopta matices de guerra de guerrilla e inclusive un sustituto para guerra entre estados".40

Este concepto también permite que las facetas militar, política y otras de una insurgencia de Al Qaeda se lleven a cabo en serie. Los diferentes tipos de guerra y sus etapas afines a menudo coinciden y se pueden alterar. Las etapas se pueden agregar o reducir en alcance a medida que se cumple o no con las metas. Además, los objetivos y los tipos de modos y medios militares y no militares que se escogen para lograr esas metas, se pueden ajustar a medida que lo dicte una situación en particular. La flexibilidad y la ambigüedad deliberada en la planificación organizacional y la implementación del programa para lograr el poder es, por lo tanto, una consideración importante cuando se analiza el modelo Al Qaeda.41

También se debe comprender que la intención de cada tipo de guerra islámica, con sus combinaciones dinámicas de esfuerzos multidimensionales, es apoyar directamente uno o más de los cinco objetivos políticos principales en el estado final intermedio, actual de Al Qaeda. Estos son:

• Expulsar a Occidente del Oriente Medio;

• Abrir el camino para destruir los regímenes árabes apóstatas en la zona, y en Israel;

• Conservar los recursos de energía regional para beneficio islámico;

• Realzar la unidad musulmana; e

• Instalar la regla Sharía en la región—un lugar geográfico o una parte del terreno humano a la vez.42

Sin embargo, la decisión final intermedia siempre tiene que ser considerada en virtud de los objetivos políticos a largo

• Derrotar a todos los gobiernos que son considerados apóstatas o corruptos;

• Recuperar todos los territorios que, en algún momento u otro después del 711 A.D., eran islámicos (por ejemplo, España, Portugal, el sur de Francia e Italia, las islas del Mediterráneo y algunos estados Balcanes);

• Lograr la hegemonía regional y global; y

• Restablecer el Califato.43

Para estar seguros, hay algunos en la comunidad global musulmana que no comparten estas opiniones extremistas.44 Pero Al Qaeda sí tiene estos puntos de vista y, hasta la fecha, es uno de los movimientos revolucionarios (insurgentes) mejor organizados y más exitosos en el Islam. En la actualidad, Al Qaeda es también el único Movimiento Islámico Revolucionario que está orientado globalmente; o sea, no está limitado ni en alcance ni tiempo.

Los roles, actividades y algunos resultados de la agitación y propaganda de las pandillas Al Qaeda

A primera vista, el reto global asimétrico de Al Qaeda podría parecer ad hoc, por partes y sin motivo. Por lo tanto, un vistazo más de cerca a las operaciones de Al Qaeda en España y en algunas partes del resto de Europa Occidental es instructivo. Los hechos básicos del bombardeo terrorista brutal de la estación de trenes Atocha en Madrid en marzo de 2004, ilustra que este acto criminal aparentemente al azar y sin sentido tenía objetivos específicos intermedios y a largo plazo.

Un ejemplo de agitación por parte de pandillas: El bombardeo en Madrid, marzo de 2004. El 11 de marzo de 2004, diez mochilas llenas de explosivos fueron detonadas en cuatro trenes de cercanías (suburbanos) en la estación de trenes Atocha de Madrid. En ese acto terrorista murieron 191 personas inocentes y confiadas y más de 1.800 personas fueron heridas de gravedad. El acto fue considerado el más violento en Europa Occidental desde el bombardeo en 1988 del vuelo 103 de Pan America sobre Lockerbie, Escocia, en el que murieron 270 personas. A pesar de su longitud, el resumen oficial de 1.470 palabras de la investigación de los bombardeos en Madrid reveló muy poca información. En él se indicaba que 29 hombres participaron en el ataque. Esos 29 individuos incluían 15 marroquíes, nueve españoles, un sirio con ciudadanía española, un sirio, un argelino, un egipcio y un libanés. En ese resumen inicial también se revelaba que los individuos acusados eran miembros de un grupo político radical activo en África del Norte y que Al Qaeda solamente ejercía una influencia inspiracional. Además, en ese resumen se revela que puede que esos terroristas aprendieran sus destrezas para hacer bombas no de Al Qaeda sino de la Internet.45

Investigaciones británicas subsiguientes y de otros países de Europa Occidental acerca de ataques terroristas en Inglaterra y Europa Occidental, y el juicio prolongado de los militantes acusados en España, ofrecen información adicional considerable con respecto a los bombardeos en Madrid en marzo de 2004 y la organización de 29 hombres responsable por ese acto. Esas investigaciones indican más que una relación fortuita con Al Qaeda. Cuatro de los que colocaron las bombas era "veteranos" de Al Qaeda enviados desde la organización base para proveer liderazgo y conocimientos para la operación. La mayoría de los que no eran veteranos que participaron en la planificación e implementación del ataque, estaban involucrados en actividades de pandillas criminales tales como intercambios de drogas por armas, documentación falsa (pasaportes, identificaciones personales y fraude de tarjetas de crédito) y robo de joyas y metales preciosos. La intención de estas actividades cotidianas era ayudar a apoyar y financiar las operaciones regionales y globales de la "yihad" de Al Qaeda.46 Además los miembros de la pandilla que no eran veteranos participaban en diseminar propaganda y reclutar a guerreros musulmanes españoles para que se unieran a grupos insurgentes iraquíes y otros auspiciados por Al Qaeda. En este caso, las actividades criminales y de propaganda del grupo de 29 hombres fueron interrumpidas para permitirles que pudieran aceptar la misión del bombardeo en la estación de trenes de Madrid.47 Este tipo de información nos lleva a las siguientes conclusiones:

• La pequeña organización celular que en realidad planificó y ejecutó los bombardeos en Madrid estaba actuando en apoyo a las Segunda y Tercera Etapas de la guerra contemporánea islámica de Al Qaeda.

• Antes de la planificación y la implementación del bombardeo, los 25 integrantes no veteranos del grupo habían estado actuando muy parecido a las pandillas criminales que funcionan en cualquier lugar—hasta cierto punto.48

• No fue sino hasta el bombardeo de la estación Atocha que esta pandilla en particular hizo la transición de una agenda política implícita (o sea, reclutar personal y generar criminalmente apoyo financiero para las operaciones político-militares de Al Qaeda en el Oriente Medio, África del Norte y en otros lugares) a un reto político explícito al estado español y a la comunidad global. Entonces, fue en ese momento que los "delincuentes" se convirtieron en "militantes";

• La finalidad de la acción no fue lograr ningún objetivo militar, ni fue un acto al azar. Más bien, el bombardeo fue con intenciones deliberadas para general resultados políticos y psicológicos a nivel estratégico; sin embargo,

• Se continuó tratando a la militancia como un problema social y de la policía.49

Como resultado, la publicidad diseminada por todo el mundo ha sido acreditada con haber generado nuevas fuentes de financiamiento, nuevos lugares para adiestramiento y santuario, nuevos reclutas para los rangos de Al Qaeda y legitimidad adicional.50

Resultados adicionales al nivel estratégico de los bombardeos en Madrid. Los resultados logrados por este pequeño grupo (pandilla) de 29 hombres fueron dramáticos y significativos. La pura magnitud y conmoción del ataque cambió la opinión pública española y el resultado de las elecciones parlamentarias que se llevaron a cabo tres días después. En esas elecciones, el gobierno relativamente conservador y simpatizante de EE.UU. del Primer Ministro José María Aznar fue derrotado sorprendente y decisivamente. Esa derrota fue a manos del líder de los socialistas, anti-EE.UU. y en contra de la guerra en Irak, José Luis Rodríguez Zapatero. Antes de esas elecciones, el gobierno español había sido un fuerte aliado de la política de EE.UU. con respecto a las operaciones de contingencia en ultramar y la guerra en Irak. Poco después de las elecciones, las 1.300 tropas de España fueron retiradas de Irak y España dejó de ser un fuerte aliado de Estados Unidos dentro de los ámbitos globales de política y seguridad.51

Esos resultados políticos-psicológicos son un anticipo de los objetivos intermedios y a largo plazo de la guerra política que bin Laden y Al Qaeda han expuesto. El más relevante de esos objetivos, en este contexto, se supone que desgaste el apoyo popular de las operaciones de contingencia en ultramar entre los aliados de los norteamericanos y paulatinamente aísle a Estados Unidos de sus aliados.52 Y todo eso lo logró una pandilla agitadora de 29 hombres con poca impunidad y a un costo de solamente $80.000 dólares.53

Puntos y lecciones claves

En virtud del entorno de seguridad del nuevo mundo que ha iniciado Al Qaeda, hay motivos de sobra para una inquietud a nivel mundial. Los resultados de ese intento recalcan lo siguiente:

• Al Qaeda ha tenido éxito en hacer lo que ninguna otra organización no estatal o terrorista ha logrado anteriormente. Ha demostrado que un actor no estatal puede retar eficazmente a una nación-estado tradicional, y los símbolos de poder en el sistema global—sin una organización convencional, ni armas, ni personal.

• La premisa es que el éxito final en renovar el Califato del siglo VIII se puede lograr como resultado de la aplicación cautelosa de un paradigma multidimensional complejo que comienza con innovaciones de guerra política-psicológica, combinada con la despiadada aplicación de terror.

• Sin embargo, la primera e irresoluta inquietud de Osama bin Laden se centra en la organización. Las actividades necesarias para lograr su visión política final incluyen la creación de un cuadro de personas motivadas y progresistas, una red agitadora-propagandista (política-criminal) organizada con bastante flexibilidad y mecanismos de apoyo pequeños para toda la organización. La intención es gradualmente ampliar el campo de batalla global al punto en que Al Qaeda se torne menos relevante y el Califato Islámico comience a tomar control de la lucha a largo plazo (la Guerra Prolongada).

• El asalto de Al Qaeda en el estado representa una triple amenaza:

–aislar a las comunidades islámicas del resto de la sociedad de la nación anfitriona, y comenzar a reemplazar la autoridad del estado tradicional con la ley Sharía;

–transformar a las comunidades islámicas en "estados virtuales" dentro del estado anfitrión, sin una burocracia centralizada ni fuerzas armadas oficiales que una nación anfitriona tenga que enfrentar; y

–llevar a cabo acciones de gran resultado y bajo costo, calculadas para maximizar el daño que, con el tiempo, causará la erosión final del sistema político-económico-social de un estado enemigo.

• El uso hegemónico y sofisticado por parte de Al Qaeda de las pandillas políticas-criminales (agitadoras-propagandista) para forzar cambios sustanciales en la política de defensa y exterior, y en el gobierno, amerita una seria consideración.

La lucha global por poder, influencia y recursos, continúa en el siglo XXI con actores diferentes, nombres diferentes y retórica diferente. Por lo tanto, la visión estratégica de Lenin para el logro del poder político y el cambio político-económico-social radical ya no es propiedad de leninistas estrictos. Todo el mundo—los populistas antidemocráticos, los populistas en contra del sistema, los antiglobalistas, los "nuevos" socialistas y la izquierda revolucionaria, y los islamistas radicales, por igual—es libre de estudiarla, adaptarla y usarla para sus propios fines. Osama bin Laden y Al Qaeda son un caso ilustrativo. No obstante, a pesar de lo incómoda que podría ser esta conclusión, Lenin también nos recuerda que hay una solución viable al problema. Es decir, "Nosotros (todos los que queremos retener las libertades que disfrutamos) debemos tener un solo lema—aprender seriamente el arte de la guerra".54

Conclusiones y recomendaciones

Los casos de Venezuela, Colombia y Al Qaeda en Europa Occidental representan un conjunto diverso de situaciones de conflictos contemporáneos. Las diferencias en estas guerras irregulares y asimétricas son ilustradas con una gama de objetivos, motivos y modos de operaciones. Por lo tanto, ya sea que la búsqueda de objetivos políticos, comerciales o ideológicos de Hugo Chávez, de las pandillas criminales colombianas y de Al Qaeda sea específicamente criminal, terrorista, ideológica o religiosa es irrelevante. El objetivo putativo es neutralizar, influenciar y controlar personas y comunidades para comenzar el proceso a largo plazo de cambiar radicalmente los sistemas político-social-económico contemporáneos. Este objetivo implica un programa político serio que defina la guerra al igual que la insurgencia.55

Por ende, el requerimiento a nivel estratégico implica dos niveles diferentes de análisis—cognoscitivo y organizacional:

• La necesidad de contar con líderes civiles y militares a todos los niveles que comprendan mejor la naturaleza del conflicto contemporáneo, e implementar una estrategia de fines, maneras y medios realista y multidimensional para lidiar con el mismo; y

• La necesidad de una estructura organizacional para garantizar altos niveles de unidad de esfuerzo individual, nacional-institucional e internacional.

Estas recomendaciones cognoscitivas y organizacionales no son nada nuevas ni radicales. Son tan sólo extensiones lógicas de la estrategia básica de seguridad y la gestión de recursos nacionales e internacionales, y trabajan en el mejor interés de todos.

Notas

1. General Rupert Smith, The Utility of Force: The Art of War in the Modern World (La utilidad de la fuerza: El arte de la guerra en el mundo moderno), New York: Alfred A. Knopf, 2007.

2. Kimbra L. Fishel, "Challenging the Hegemon: Al-Qaeda’s Elevation of Asymmetric Insurgent Warfare onto the Global Arena," (Retando la hegemonía: Elevación de Al Qaeda de la Guerra de Insurgentes Asimétrica al Ámbito Global) en Robert J. Bunker, editor., Networks, Terrorism and Global Insurgency, (Redes, Terrorismo e Insurgencia Global) Londres: Routledge, 2005, pp. 115-128. Consultar también: Max G. Manwaring, A New Dynamic in the Western Hemisphere Security Environment: The Mexican Zetas and Other Private Armies (Una nueva dinámica en el entorno de seguridad del Hemisferio Occidental:Los zetas mexicanos y otros ejércitos privados), Strategic Studies Institute (Instituto de Estudios Estratégicos), U.S. Army War College (Escuela Superior de Guerra del Ejército de EE.UU), 2009.

3. V.I. Lenin, "The Tasks of the Russian Social Democrats," (Las tareas de los demócratas sociales rusos) pp. 3-12, in Robert C. Tucker (editor), The Lenin Anthology (La antología de Lenin), New York: W.W. Norton & Company, Inc., 1975.

4. Ian Beckett, "The Future of Insurgency" (El futuro de la insurgencia), Small Wars and Insurgencies (Guerras pequeñas e insurgencias), marzo de 2005, pp. 22-36.

5. El Presidente Chávez empleó este lenguaje en un llamado a las Fuerzas Armadas Nacionales (FAN) para que elaboraran una doctrina para la Guerra de la Cuarta Generación. Este llamado se llevó a cabo ante un público reunido en el auditorio de la Academia Militar para el "Primer Foro Militar sobre la Guerra de la Cuarta Generación y la Guerra Asimétrica", en Caracas, Venezuela, y reportado en El Universal, 8 de abril de 2005. Además, en enero de 2005, el General Melvin López Hidalgo, Secretario del Consejo de Defensa, declaró públicamente que Venezuela estaba cambiando su doctrina de seguridad para confrontar mejor "la amenaza permanente de los Estados Unidos", y que se había publicado un documento titulado Pueblo en Armas en el que se confirmaba los principios militares principales del Presidente. Reportado en Panorama, 27 de abril de 2005.

6. "War of all the people", es una traducción directa al inglés de las palabras de Chávez—"guerra de todo el pueblo". Una traducción más común del movimiento de liberación nacional después de la Segunda Guerra Mundial es "Guerra Popular". Por lo tanto, intercambiamos—al igual que Chávez—las expresiones Guerra de la Cuarta Generación, Guerra Asimétrica, Super Insurgencia, Guerra Popular y Guerra de Todo el Pueblo.

7. Notas 5 y 6 arriba; y Norberto Ceresole, Caudillo, Ejército, Pueblo, Caracas: Analítica Editora, 1999.

8. Esta es una definición de neopopulismo. Se define como antisistema y populismo se define como antidemocracia. Consultar: Vladimir Torres, The Impact of ‘Populism’ on Social, Political, and Economic Development in the Hemisphere (El impacto del "populismo" en el desarrollo social, político y económico en el Hemisferio), Ottawa, Canadá: Canadian Foundation for the Americas (FOCAL) (Fundación Canadiense para las Américas), julio de 2006, pp. 1-18. Disponible en www.foca.ca

9. Notas 5 y 6 arriba.

10. Coronel (Retirado, USMC) Thomas X. Hammes, The Sling and the Stone: On War in the 21st Century (La eslinga y la piedra: Sobre la guerra en el siglo XXI), New York: Zenith Press, 2006, pp. 207-215; General N. V. Giap, People’s War Peoples Army, (La Guerra Popular del Ejército del Pueblo), 1962, pp. 34-37, y declaraciones del Presidente Hugo Chávez y el General Melvin López Hidalgo, mencionadas en las Notas 5 y 6 arriba.

11. Discurso público del General Briceño, 18 de julio de 2007.

12. Ibid.; y Notas 5 y 6 arriba.

13. Ibid; y para retórica similar, consultar Radio Nacional de Venezuela, 27-28 de septiembre de 2005; El Universal, 8 de abril de 2005; "Special Report on Hugo Chavez’s Venezuela" (Informe especial sobre la Venezuela de Hugo Chávez), The Economist (El Economista), 14-20 de mayo de 2005, p. 25; Carlos Guerón, "Introducción" en Venezuela in the Wake of Radical Reform (Venezuela tras la reforma radical), ed., Joseph S. Tulchin, Boulder, Co: Lynne Rienner Publishers, 1993, pp. 1-3; Steven Ellner, "Revolutionary and Non-Revolutionary Paths of Radical Populism: Directions of the Chavez Movement in Venezuela" (Senderos revolucionarios y no revolucionarios del populismo radical: Direcciones del movimiento Chávez en Venezuela), Science and Society (Ciencia y Sociedad), abril del 2005, pp. 160-190; e Ian James, "Chávez insta al mundo a rebelarse contra EE.UU.", Nuevo Herald (Miami), enero 30 de 2006.

14. Briceño, 2007.

15. Notas 6 y 13 arriba. Además, pruebas de actividades agitadoras venezolanas se pueden ver en Oscar Castella y Nelly Luna, "Acusan de terrorismo a 24 vinculados con chavismo", 14 de marzo de 2008, disponible en www.harc.org/current/Peru/02.php; José de Córdoba y Jay Solomon, "Chavez Aided Colombia Rebels, Captured Computer Files Show" (Archivos de computadora muestran que Chávez ayudaba a rebeldes colombianos), Wall Street Journal, 9 de mayo de 2008, en online.wsj.com/public/article_print/SB121029900813279693.html; y Simón romero, "Files Tying Venezuela to Rebels Not Altered, Report Says"
(Según informe, los archivos que vinculan a Venezuela con los rebeldes no han sido alterados), The New York Times, 16 de mayo de 2008, en www.nytimes.com/2008/05/16/world/americas/16latin.html?.

16. Estas y afirmaciones subsiguientes son declaraciones de consenso basadas en una serie de entrevistas del autor con más de 400 funcionarios superiores, civiles y militares, de EE.UU. y América Latina. Estas entrevistas se llevaron a cabo de octubre de 1989 a julio de 1994; septiembre de 1996; diciembre de 1998; noviembre de 200; febrero de 20201 y marzo de 2003, 2004, 2005, 2006 y abril a julio de 2007. Estas entrevistas, de aquí en adelante, se mencionarán como Entrevistas del Autor.

17. Smith, 2007, p. 3.

18. Entrevistas del autor.

19. Colombia’s New Armed Groups (Nuevos grupos armados de Colombia), Bogotá/Bruselas: International Crisis Group Latin America Report No. 20, May 10, 2007 (Informe Núm. 20 sobre América Latina del Grupo de Crisis Internacional), disponible en www.crisgroup.org. Ver además, Diana Cariboni, "New Breed of Paramilitaries Infiltrate Urban ‘Refuges,’" (Nueva estirpe de paramilitares se infiltran en grupos de "refugiados" urbanos) Inter-Press Service, 27 de junio de 2006, disponible en p.7.news.re2.yahoo.com/s/oneworld/20060626; Mayer Nudell, "Ex-paramilitaries form crime gangs in Colombia"
(Antiguos paramilitares forman pandillas criminales en Colombia), The Washington Post, 31 de julio de 2006, www.washingtonpost.com/wp-dym/content/article/2006/07/31/AR2006073100508.html; Caleb Harris, "Paramilitaries Re-emerge in Pockets of Colombia"
(Paramilitares vuelven a surgir en sectores de Colombia), The Christian Science Monitor, 14 de marzo de 2007, www.usatoday.com/news/world/2007-03-12-colombia_N.htm?cas=34; Joshua Goodman, "Report: New Criminal Gangs in Colombia" (Informe: Nuevas pandillas criminales en Colombia), news.yahoo.com/s/ap/200c070816/ap_on_re_la_am_ca/colombia-criminal-gangs&pri; y Sibylla Brodzinsky, "Is Colombia’s FARC On the Ropes? (¿Están en peligro las FARC de Colombia?), 21 de mayo de 2008, en news.yahoo.com/s/csm/20080521/wl_csm/oropes_1&printer=;1_ylt=Ahy4qaymdkk.

20. Entrevistas del autor. Consultar también: V.I. Lenin, "The Tasks of the Russian Social Democrats," (Las tareas de los demócratas sociales rusos) 1975.

21. Ibid; y la Nota 19, arriba. Además ver la discusión del Rhizematic Command System en Smith, 2007, pp. 332-334.

22. Este es un patrón muy conocido en el norte de México. Ahí, los carteles de las drogas y las pandillas a sueldo están colaborando para controlar rutas específicas para las drogas y otro comercio ilegal que son transportadas a Estados Unidos. Además consultar Max G. Manwaring, A Contemporary Challenge to State Sovereignty (Reto contemporáneo a la soberanía del estado), y Manwaring, Zetas, 2009.

23. Cariboni, Forero, Harris, Goodman, McDermott, Nudell, and "Colombia’s New Armed Groups" (Los nuevos grupos armados de Colombia).

24. Ibid.

25. Ibid.

26. Notas 5, 6, 15, 16 y 19, arriba.

27. Daniel C. Esty, Jack Goldstone, Ted Robert Gurr, Barbara Harff y Pamela T. Surko, "The State Failure Project: Early Warning Research for U.S. Foreign Policy Planning" (El proyecto de fracaso del estado: Investigación de advertencia para la planificación de la política exterior de EE.UU.) en John L. Davies y Ted Robert Gurr, editores., Preventive Measures: Building Risk Assessment and Crisis Early Warning Systems (Medidas Preventivas: Estableciendo la evaluación de riesgos y los sistemas de alerta temprana durante crisis), New York: Rowman & Littlefield, 1998.

28. Phil Williams, From the New Middle Ages to a New Dark Age: The Decline of the State and U.S. Strategy (De la nueva Edad Media a una nueva Era Oscurantista (o Alta Edad Media): La decadencia del Estado y de la Estrategia de EE.UU.), Carlisle, PA: Strategic Studies Institute, U.S. Army War College, junio de 2008; y John Rapley, "The New Middle Ages" (La Nueva Edad Media) Foreign Affairs, mayo/junio de 2006, pp. 93-103.

29. Ibid. Consultar también: Simón Romero, "Colombian Guerrilla Leader Reported Dead" (Se informa que líder colombiano ha fallecido) The New York Times, 25 de mayo de 2008, disponible en www.nytimes.com/2008/05/25/world/americas/25colombia.html?_1&th=&oref=sl... Además consultar Sibylla Brodzinsky, "Is Colombia’s FARC on the Ropes?" (¿Están en peligro las FARC?).

30. Sun Tzu, The Art of War (El arte de la guerra), Samuel B. Griffith, traductor, Londres: Oxford University Press, [ca. 500 BC] [1782, 1910] 1971, p. 73.

31. Fishel, 2005.

32. Ver, como ejemplos, J. Boyer Bell, Dragonwars, New Brunswick, NJ: Transition Publishers, 1999; Thomas A. Marks, Maoist Insurgency since Vietnam (Insurgencia maoista desde Vietnam), Londres: Frank Cass, 1996; y David E. Spencer, "Reexamining the Relevance of Maoist Principles to Post-Modern Insurgency and Terrorism" (Reanalizando la relevancia que tienen los principios maoistas con la insurgencia y el terrorismo posmoderno), manuscrito no publicado, n.d. Consultar también: General Vo Nguyen Giap, People’s War People’ Army: The Viet Cong Insurrection Manual for Underdeveloped Countries (Guerra Popular del Ejército del Pueblo: El manual de insurección del Vietcong para países subdesarrollados), New York: Frederick A. Praeger, 1962, pp. 34-37; Abraham Guillen, "Philosophy of the Urban Guerrilla" (Filosfía de la guerrilla urbana) en Donald C. Hodges, traductor y editor, The Revolutionary Writings of Abraham Guillen (Los escritos revolucionarios de Abraham Guillen), New York: William Morrow & Company, Inc., 1973; Qiao Liang and Wang Xiangsui, Unrestricted Warfare (Guerra Irrestringida), Pekín: PLA Literature and Arts Publishing House, 1999; y Jorge Verstrynge Rojas, La Guerra Periférica y el Islam Revolucionario: Orígenes, Reglas y Ética de la Guerra Asimétrica, Edición Especial para el Ejército de la República Bolivariana de Venezuela, IDREAN, IDREAN Enlace Circular Militar, Madrid: El Viejo Popo, mayo de 2005.

33. Lenin, "Tasks of Russian Social-Democrats" (Tareas de los demócratas sociales rusos) y "The State and Revolution" (El estado y la revolución), p. 324, 1975.

34. Para material de fuentes principales sobre las declaraciones de Al Qaeda, consultar: http://usinfo.state
.gov/topical/pol/terror/99129502.html. Consultar también: Raymond Ibrahim, The Al Qaeda Reader (Manual de Lectura de Al Qaeda), New York: Broadway Books, 2007; y Gustavo de Aristegui, La Yihad en España: La obsesión por reconquistar Al-Andalus, Madrid: La Esfera de los Libros, S.L., 5ª Edición, 2006. Además observe: Entrevistas del autor en Madrid, España, 5-8 de julio de 2006, y 14-21 de septiembre de 2008, de aquí en adelante citadas como Entrevistas del autor.

35. Marc Sageman, Leaderless Jihad: Terror Networks in the 21st Century (Jihad sin líderes: Redes de terror en el siglo XXI), Philadelphia, PA: University of Pennsylvania Press, 2007.

36. Ibid. Consultar también: Smith, 2007, pp. 332-334; y Entrevistas del autor.

37. Ibid. Además, "obligar a uno a acceder a su voluntad", es una definición clásica de la guerra. Consultar Carl von Clausewitz, On War (Sobre la guerra), editor y traductor por Michael Howard y Peter Paret, Princeton, NJ: Princeton University Press, [1832] 1976, p. 75.

38. Fishel, 2005, y Entrevistas del autor.

39. Consultar la nota 46, arriba; y Michael Scheuer, "Taking Stock of the Zionist-Crusader War (Evaluación de la Guerra de la Cruzada Zionista)," Jamestown Foundation, 25 de abril de 2006.

40. Walter Laquerer, "Post Modern Terrorism" (Terrorismo Posmoderno), Foreign Affairs, septiembre/octubre de 1996, pp. 24-25.

41. Ibid., y Michael Scheuer, "Al Qaeda Insurgency Doctrine: Aiming for a Long War" (Doctrina de insurgencia de Al Qaeda: Con miras a una guerra prolongada), Jamestown Foundation, 28 de febrero de 2006.

42. Ibid., y Michael Scheuer, "al-Zawahiri’s September 11 Video Hits Main Themes of Al-Qaeda Doctrine" (Vídeo de al-Zawahiri del 11-S trata temas principales de la doctrina de Al Qaeda), Jameston Foundations, 19 de septiembre de 200y. Nota: Ayman al-Zawahiri es el subjefe de Al Qaeda.

43. Consultar Nota 34, arriba.

44. Javier Jordan and Nicola Horsburg, "Mapping Jihadist Terrorism in Spain" (Trazando un mapa del terrorismo yihadista en España), Studies in Conflict and Terrorism (Estudios sobre conflictos y terrorismo), Vol. 28, 2005, pp. 174-179.

45. Una copia de los procesos y los cargos contra los 29 acusados se pueden encontrar en: http://www.elpais
.es/static/epeciales/2006/auto11M/elpais_auto.html?sumpag1
. Consultar también: http://www.usatoday.com/news/world/2007 -02-15-madrid-terror-trial_x.htm.

46. Ibid; y la Nota 44, arriba. Consultar también: Victoria Burnett, "Spain Arrests 16 North Africans Accused of Recruiting Militants" (Arrestan en España a 16 norteafricanos de reclutar militants), The New York Times, 29 de mayo de 2007, en www.nytimes.com/2007/05/29/world/europe/29spain.html?

47. Entrevistas del autor. Consultar también: "The Madrid Train Bombings" (Los bombardeos en el tren de Madrid) en Lorenzo Vidino, Al Qaeda in Europe (Al Qaeda en Europa), Amherst, NY: Prometheus Books, 2006, pp. 291-335.

48. Para más detalles sobre las pandillas de primera, segunda y tercera generación en las Américas, consultar: Manwaring, Street Gangs (Pandillas Callejeras), 2005.

49. Consultar Notas 45, 46 y 47, arriba.

50. Michael Scheuer, "Al Qaeda Doctrine for International Political Warfare" (La doctrina de Al Qaeda para la guerra política internacional), Jamestown Foundation, 1º de noviembre de 2006; Michael Scheuer, "Al Qadea Insurgency Doctrine: Aiming for a Long War" (La doctrina de insurgencia de Al Qaeda: Con miras a una guerra prolongada), 2006; and "German Intelligence Describes a ‘New Quality’ in Jihadi Threats," Jamestown Foundation, February 20, 2008.

51. Entrevistas del autor.

52. Ibid; Consultar también: Scheuer, "Al Qaeda Doctrine for International Political Warfare" (La doctrina de Al Qaeda para la guerra política internacional), 2006.

53. Craig Whitlock, "Al Qaeda Masters Terrorism on the Cheap" (Al Qaeda domina el terrorismo a un bajo costo), Washington Post, 2 de septiembre de 2008, at www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2008/08/23.

54.Lenin, "Report on War and Peace" (Informe sobre la guerra y la paz), p. 549.


Colaborador

El Dr. Max G. Manwaring

El Dr. Max G. Manwaring (Ph.D.,Ciencias Políticas, Universidad de Illinois), es Profesor de Estrategia Militar en el U.S. Army War College, y Profesor Adjunto de Ciencias Políticas en Dickinson College. Es un coronel retirado del Ejército de los Estados Unidos y ha ocupado varias posiciones civiles y militares en el U.S. Army War College, el Comando del Sur de los Estados Unidos, y la Agecia de Inteligencia de Defensa y la Universidad de Memphis. Es autor y co-autor de varios artículos sobre asuntos político-militares, y temas de seguridad global y regional. Es el editor y co-editor de, El Salvador at War, 1988; Gray Area Phenomena: Confronting the New World Disorder,1993; Managing Contemporary Conflict: Pillars of, 1996; Beyond Declaring Victory and Coming Home: The Challenges of Peace and Stability, 2000; y The Search for Security: A U.S. Grand Strategy for the Twenty-First, 2003; y co-autor, con John T. Fishel, de Uncomfortable Wars Revisited, University of Oklahoma Press, 2006.


Declaración de responsabilidad: Las ideas y opiniones expresadas en este artículo reflejan la opinión exclusiva del autor elaboradas y basadas en el ambiente académico de libertad de expresión de la Universidad del Aire. Por ningún motivo reflejan la posición oficial del Gobierno de los Estados Unidos de América o sus dependencias, el Departamento de Defensa, la Fuerza Aérea o el Ejército de los Estados Unidos o la Universidad del Aire. El contenido de este artículo ha sido revisado en cuanto a su seguridad y directriz y ha sido aprobado para la difusión pública según lo estipulado en la directiva AFI 35-101 de la Fuerza Aérea.


[ Inicio | ¿Comentario?: Email su opinión al Editor ]